News

“La reputación del sector inmobiliario tiene una percepción media-baja”, afirma Fernando Prado, socio director de Reputation Institute Iberia y Latinoamérica

24/05/2017

Comunicado de prensa

Fernando Prado, managing partner Spain & Latin America de Reputation Institute, abrió este debate, en el marco de la XIX edición del Salón Inmobiliario Internacional (SIMA) con una frase concluyente: “Una buena reputación se construye por la experiencia que tienen los grupos de interés de la compañía, por lo que la compañía hace y dice y por lo que otros dicen de ella. Y, en ese sentido, en el sector constructor en general lo que vemos es una percepción media-baja. Lo que quiere decir que hay mucha oportunidad de mejora, no es una situación catastrófica, como la de los bancos. Se puede incrementar la reputación de las marcas, el posicionamiento, construir una buena percepción en los grupos de interés, etc. Ese es el trabajo pendiente”, señaló.

En ese sentido, Ricardo Martí-Fluxá, presidente de la Asociación de Consultoras Inmobiliarias (ACI), apuntó su impresión de que fuera nos perciben mucho mejor que aquí. “Este año hemos tenido 3.400 millones de euros en inversión internacional, que es justamente el doble que el año pasado por estas mismas fechas. Y esto significa que hay confianza y supongo que esto tiene que ver también con la fortaleza de la marca España”.

Algo que ratificó Fernando Prado: “Es verdad, España es uno de esos pocos países en los que la percepción interna es peor que la que se tiene de nosotros fuera. Si hacemos una retrospectiva, a nivel general nuestro país ha tenido y tiene una buena percepción; por cierto, mucho mejor en Europa que en Latinoamérica, pese a nuestras inversiones al otro lado del charco. Pero también es verdad que la crisis nos afectó y perdimos posiciones. Se nos percibe muy bien en atributos blandos, como el estilo de vida, la cultura, el entorno natural… Y, en cambio, tenemos mala reputación en tecnología e innovación, en variables económicas, etc. En temas institucionales y de corrupción no estamos peor percibidos que otros países de nuestro entorno, por ejemplo”.

No obstante, como puntualizó el máximo responsable de Reputation Institute en España, “la reputación son percepciones y no siempre son justas. Es lo que piensa la gente. A veces se construye un estereotipo del sector, y es la percepción y no la realidad la que mueve las cosas. Yo creo que en el ámbito inmobiliario ha habido demasiados casos –que no son percepción, sino realidad– que no han sido buenos. Ha habido negocios no siempre hechos de una manera correcta, donde ha faltado ética. Posiblemente sea un sentimiento extendido a otros sin fundamento, pero hay que destruir esos sambenitos y construir una buena reputación”.

En este punto coincidió Martí-Fluxá, quien puso de relieve la importancia de responder en tiempo a las demandas cambiantes del mercado e instaurar políticas de transparencia, amén de desarrollar un producto con los máximos niveles de calidad. “Si lo que dices es verdad, eso atrae a más compradores y hace que tu valor reputacional, tu valor en la empresa y tu valor en Bolsa crezcan y que tengas beneficios. Puedes engañar a unos pocos un poco de tiempo, pero no a muchos mucho tiempo”, afirmó.

Prado estuvo de acuerdo con esta apreciación: “Calidad en los productos y servicios, innovación, un buen entorno de trabajo, cuidado del medio ambiente, liderazgo y resultados financieros son dimensiones en base a las que se construye la reputación de una empresa. Y todo esto construye valor y se puede cuantificar. En ese sentido, Neinor creo que es un espejo en el que se está mirando el sector y ahora que la actividad promotora empieza a salir a Bolsa es un buen momento para tomar las riendas y construir una buena reputación”.

Martí-Fluxá abundó en esta idea, que sirvió para resumir las opiniones del debate: “En nuestro sector cada día estamos haciendo mejor las cosas. Estamos construyendo un magnífico producto, que hasta se puede ver su evolución en tiempo real y ya hay compradores que van buscando una vivienda de determinada promotora, algo que también le llega a la entidad que está financiando el proyecto y que genera confianza a todos los stakeholders. El buen hacer, la ética, la comunicación y la transparencia contribuyen a crear marca y eso es lo que vamos persiguiendo en el sector inmobiliario”.

Archivado en: La Feria