News

Sector y economía: un matrimonio indisoluble

10/11/2015

Pocos sectores de la actividad económica de un país son tan verdaderamente cíclicos con el inmobiliario. En el caso concreto de nuestro país, y por razones tanto estructurales como coyunturales, su vinculación con “la marcha general de la economía” lo vuelve aún más, si cabe, cíclico. En la crisis que todavía nos ocupa y preocupa fue el primer sector en “levantar la liebre” y el que más ha sufrido sus consecuencias. Así que no es de extrañar que su recuperación también se justifique, en un altísimo porcentaje, por el cambio de rumbo en el panorama económico nacional.

En esencia, este viene a ser el argumento recogido en el último informe RICS (Royal Institution of Chartered Surveyors), que se elabora a partir de una encuesta trimestral a los miembros de esta organización que trabajan en el sector inmobiliario en 29 mercados de todo el mundo. Según Eduardo Fernández-Cuesta, presidente de RICS en España, “el mercado español continúa su senda positiva con solidez y constancia. Es cierto que el mercado de inversión tiene unos ritmos de crecimiento más agresivos que el mercado de ocupación. No obstante, el fuerte impulso económico del país ha generado unos índices de confianza que benefician al sector en su conjunto”.

Los datos del sector parecen darle la razón al ejecutivo. El pasado viernes, el instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer el número de transacciones de viviendas durante el mes de septiembre, que arroja un incremento del 13,8% respecto al mismo período de 2014. Por el contrario, el avance interanual de septiembre es más de 10 puntos inferior al de agosto, cuando la compraventa de casas creció un 24,2%. Y atendiendo solo a los datos mensuales (de septiembre a agosto) subió un 4,6%, en contraste con el aumento del 14,1% de septiembre de 2014. La tasa de desempleo también refleja esta reactivación del sector. Mientras en octubre el paro aumentaba a nivel agregado en más de 80.000 personas en la construcción se reducía en casi 4.000 empleos.

Las previsiones no parecen que anticipen nubarrones en el horizonte del sector. De acuerdo con el Banco de España, 40.000 viviendas anuales de aquí al 2030 serán suficientes para dar respuesta a la demanda habitacional. La cifra podría multiplicarse hasta por cinco en caso de que el crecimiento de la demanda superara las previsiones por la vuelta, por ejemplo, de la emigración. Algunos medios, como Inmodiario, han querido ver en este dato un punto de cordura y un aviso a navegantes por parte de la institución frente al olvido de irresponsabilidades aún recientes. Por el momento, las cifras de construcción encajan en el escenario del Banco de España. Entre enero y agosto, se finalizaron 29.277 viviendas, según el Ministerio de Fomento, lo que supone una caída del 5,7% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Archivado en: Resumen de prensa