News

Objetivo: evitar una nueva burbuja

04/05/2015

Todo apunta a que hemos entrado en modo “Reflexión”. Así parece indicarlo el inusitado interés –habría que remontarse a los mejores años del boom para reencontrase con semejante situación– que los medios prestaron la semana pasada al análisis del pasado, presente y futuro del sector, con el fantasma de la burbuja como telón de fondo.

Así, el pasado viernes, el suplemento Su Vivienda de El Mundo dedicó un amplísimo reportaje con el ilustrativo título “Objetivo, evitar otra burbuja” a resumir las principales conclusiones del encuentro “El papel de los distintos agentes en el mercado inmobiliario actual”, organizado por la Fundación de Estudios Inmobiliarios (FEI). Tres fueron estas en opinión del suplemento: los promotores deben esforzarse más en crear hogares que en vender pisos y en tener al cliente como centro neurálgico de su actividad; las entidades financieras tienen que haber aprendido la lección, evitando volver a apoyar desordenadamente la fabricación de suelo y casas, y ponderando adecuadamente el riesgo; y, por último, los compradores deben tener los pies en el suelo y no dejarse cegar por la revalorización infinita e inmediata.

Ayer domingo, el turno correspondió a ABC y El País. El ABC incluso dedicó al asunto la portada y hasta seis páginas en el interior. Para este diario lo esencial del nuevo contexto de recuperación pasa por sentar las bases para evitar otra burbuja, para lo que resultará esencial una mejor supervisión y una financiación más estricta, al tiempo que llama la atención sobre la que, hoy por hoy, es la principal característica del mercado inmobiliario, que marcha a dos velocidades. Lo resumió muy gráficamente el presidente de Asprima, Juan Antonio Gómez-Pintado: “Se puede hablar de una incipiente recuperación en Madrid y Barcelona, el línea con la mejora del flujo del crédito. En el resto de el país vamos a otra velocidad. No es, ni mucho menos, una situación de bonanza generalizada. Se trata en muchas ocasiones de ruido mediático”.

Finalmente, El País, también en su edición de ayer, en el suplemento Negocios, llamaba a la prudencia para evitar caer en excesos pasados. Fue el principal mensaje destilado del desayuno de expertos reunidos por el periódico, para quienes el futuro del sector pasa asumir dos condiciones: contener los márgenes con el objetivo de impedir otra espiral alcista en los precios y la corresponsabilidad del promotor y la entidad financiera en la gestión del riesgo crediticio. Todos presentes en el encuentro coincidieron en que el sector, por fin se ha estabilizado.

En la misma línea de esta última aseveración sea manifestado el Banco de España. En opinión de su director de Estudios, José Luis Malo de Molina, el ajuste en el sector inmobiliario “ha tocado fondo y las perspectivas apuntan a una recuperación gradual y moderada”. También en su opinión, el ritmo de la recuperación lo va a marcar el empleo, que limita la capacidad de gasto y la adquisición de vivienda, y los niveles de deuda muy altos.

¿Y cuál será la velocidad de crucero de esta recuperación? La Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) le ha puesto cifra: la producción “razonable” de nuevas casa sería de 150.000 al año, un número que garantiza un mercado sostenible, cubre la demanda y no genera sobreoferta. De lo que no hay duda es que la demanda parece recuperarse mes a mes. De acuerdo con los datos publicados el pasado martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), La firma de nuevas hipotecas para la compra de una vivienda aumentó en febrero un 29,2% interanual, hasta los 21.298 contratos, con lo que este indicador encadena su noveno ascenso. El importe medio de las hipotecas contratadas alcanzó en el segundo mes del año los 109.486 euros.

Archivado en: Resumen de prensa