News

Buenos presagios para la economía española

30/03/2015

Semana informativa dominada por los vientos favorables para la economía española. El pasado jueves, el Banco de España daba a conocer (o, más exactamente, corregía) sus previsiones para 2015. Según estas, el Producto Interior Bruto (PIB) este año crecerá un 2,8% (mejorando ocho décimas los cálculos adelantados solo tres meses antes) y un 2,7% el próximo. En opinión del regulador, este panorama positivo es resultados de la confluencia de cuatro factores: los recortes de gasto y subidas de impuestos de las comunidades autónomas y la reforma laboral y del sistema financiero.

Una de las consecuencias que se espera de estos buenos vientos es el incremento en el consumo interno. Preveyéndolo, las entidades financieras españolas han solicitado desde septiembre del pasado año al Banco Central Europeo (BCE), en el marco del programa de subastas de liquidez a largo plazo (TLTRO, por sus siglas en inglés), 50.000 millones de euros, con el objetivo de atender los préstamos a familias y pymes. Sin embargo, no todos son buenos augurios. Numerosos medios se hicieron eco la semana pasada del hecho de que la recuperación y la expectativa de incremento del PIB no son homogéneas para el conjunto del país, y que este desequilibrio ya se esta trasladando a la liquidación del stock inmobiliario, que se reduce más en aquellas comunidades en que este aumenta con más fuerza (relativizando, en este sentido, el efecto que sobre la venta de viviendas se viene atribuyendo a la bajada de su precio).

Lo que es indudable, por otra parte, es que el mercado hipotecario sigue dando muestras de una mejora constante, como confirmaban los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La firma de nuevos préstamos para la adquisición de vivienda ascendió en enero a 20.913 contrataciones, un 19,7% más que en el mismo mes de 2014 (17.464). El sector encadena ya ocho meses seguidos subiendo a un ritmo de dos dígitos, desde junio de 2014. Se trata de datos consistentes con los aportados por la Estadística de transacciones inmobiliarias del Ministerio de Fomento, para quien la compraventa de viviendas resurgió con fuerza en 2014, incrementándose un 21,6% respecto al año anterior.

Así las cosas, cada vez son más, y más frecuentes, las voces que anticipan la relevancia que de nuevo tendrá el ladrillo en la recuperación de nuestra castigada economía. Esta es la opinión de Santiago Carbó y Francisco Rodríguez en un análisis sobre el papel que el ladrillo tendrá en los próximos años publicado en el último número de la revista Cuadernos de Información Económica, que edita la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Ambos expertos esperan que los precios de las viviendas comiencen a crecer a partir de “de 2015 en adelante”, aunque de forma moderada, puesto que los altos niveles de desempleo y de endeudamiento aún afectarán a la demanda.

Tal vez por todo lo anterior, la agencia de rating Fitch, lo mismo que otras entidades tanto públicas como privadas, da por concluida la caída en el precio de la vivienda. En un reciente informe, la agencia afirma que la «prolongada corrección» de los precios de la vivienda en España está «llegando a su fin», pero advierte de que «la recuperación del mercado inmobiliario español será lenta y desigual». «La mejora en la oferta de crédito apoyará el mercado inmobiliario, pero los débiles fundamentos, en especial en algunas regiones, implican que la recuperación será lenta», remarca la agencia.

Archivado en: Resumen de prensa