16-18 noviembre. Feria de Madrid

News

Balance de un fructífero 2015

21/12/2015

El noticiero inmobiliario ha decido adelantar el fin de año y la semana pasada la mayoría de los medios optaron adelantar su valoración de un 2015 a punto de pasar a la historia. En el ánimo de todos, la misma cuestión: ¿2016 profundizará la tendencia alcista inaugurada en 2015?

El más madrugador fue El Confidencial, que en un amplio reportaje resumía los 10 pilares “que apuntalarán la recuperación de la vivienda en 2016”. A saber: fortaleza de la demanda vía mejora del empleo, renta disponible de los hogares, riqueza de las familias, formación de hogares, demanda extranjera, bajos tipos de interés, reactivación de la edificación, financiación y boom del suelo. ¿El común denominador en estos 11 pilares? Que todos y cada uno de sus indicadores se seguirán manteniendo al alza.

El Mundo, por su parte, prefirió dirigir su mirada a este 2015 para identificar las tres claves de la reactivación del sector: la recuperación económica, la mejora de la confianza de los compradores y la sensación de que el ajuste de precios ya ha tocado fondo. En su también extensa crónica, el rotativo repasa las variables que confirman esta reactivación, para concluir que todas ellas sin excepción van a concluir el año “en positivo”: compraventas, precio de la vivienda, suelo, etc. Y una conclusión que sobresale sobre el resto: “Ha sido precisamente esta demanda embalsada, que ha permanecido años a la espera de que la situación escampase, quien ha reactivado el mercado inmobiliario. Responde al perfil de compradores solventes, que han sido capaces de generar ahorro en todo este tiempo y que tienen acceso a la financiación en las actuales condiciones que exigen las entidades financieras para conceder hipotecas”.

Expertos como Julio Gil Iglesias, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios, tampoco han dejado escapar la ocasión para resumir lo que, en su opinión, ha definido de verdad este 2015, “año que en lo inmobiliario podemos calificar, aun con luces y sombras, de moderadamente positivo, sobre todo si lo comparamos con los ejercicios precedentes”. Julio Gil señala tres pistas: una inversión excepcional, un mercado a dos velocidades y, por último, un nuevo comprador con más capacidad financiera.

La inversión en el mercado inmobiliario y el suelo han sido los otros dos asuntos relevantes del noticiero. El primero, para constatar la excepcionalidad de 2015 con respecto a sus predecesores: hasta 13.000 millones, un 25% más que en 2014 y el triple que en 2013. El sector de oficinas se lleva la palma en esta actividad inversora. Sólo este segmento ha movido más de 5.600 millones de euros. El segundo, para constatar lo que en los últimos meses ha sido un runrún permanente, que “el suelo urbano vuelve a venderse y a encarecerse”. Solo en el tercer trimestre de 2015, esta materia prima se ha revalorizado un 10%.

Archivado en: Resumen de prensa