News

certificación energética de viviendas

Viviendas eficientes: ¿Cómo elegir una vivienda que consuma menos energía?

27/01/2015

Una vivienda eficiente se traduce en ahorros, y en muchos casos, en mayor comodidad. Por eso, saber cuáles son los factores que hacen de tu futura vivienda un hogar eficiente puede inclinar la balanza, y convertirse en un factor de peso en tu decisión final de compra o alquiler.

No obstante, durante tu visita al que será tu futuro hogar, también puedes hacer preguntas o incluso revisar determinados elementos que te darán pistas sobre cómo será tu factura energética si eliges esta casa, y sobre cómo incorporar mejoras que la hagan más eficiente. Y, ¿cuáles son esas pistas?

  • Mix Energético: Como apunta el Código Técnico de la Edificación (CTE), los edificios construidos desde el año 2006 deben cubrir el 60% de las necesidades de ACS (agua caliente sanitaria) con energía solar térmica. Pero las opciones disponibles para incorporar energías renovables son muy diversas: comprueba si la vivienda de tu interés ha contratado energías renovables para su suministro, o si cuentan con equipos de solar fotovoltaica o térmica, o sistemas de biomasa. Estas alternativas pueden contribuir a alimentar diversos equipos en de tu casa y a reducir la factura energética de tu futuro hogar.
  • Escapes de aire: lo primero que debes hacer es localizar las zonas de corrientes de aire y reducirlas; y es que este simple gesto puede suponer ahorros del 5% al 30%, especialmente en la climatización. Las corrientes de aire más habituales pueden encontrarse en grifos, tomas eléctricas, revestimientos y en fugas de puertas y ventanas. Existen diversos materiales que permiten sellar estos escapes; sólo hay que seleccionar el que más se adecúe a cada caso. Igualmente, es importante tener en cuenta que no se deben sellar todos los escapes, porque para garantizar la calidad del aire debe haber ventilación y extracción suficientes, especialmente si se utilizan energías que generan gases de combustión. Revisa que las aperturas de ventilación y extracción estén despejadas y limpias, y que no haya marcas de quemaduras o de hollín.
  • Aislamiento: un correcto aislamiento de la vivienda puede marcar la diferencia, especialmente en lo que respecta a la climatización de los espacios. Lo primero que deben comprobar es si las ventanas cuentan con roturas de puentes térmicos, es decir, si los marcos de las ventanas están bien aislados o si la vivienda dispone de ventanas dobles con cristal aislante. Por otra parte, los materiales de construcción y el aislamiento exterior también contribuyen a mantener una temperatura interior idónea: consulta el año de construcción de la vivienda, dado que a mayor antigüedad, el aislamiento térmico es menor. Soluciones como instalar recubrimientos o sistemas de envolvente térmica al edificio, que no requieren obras complejas, pueden mejorar considerablemente su eficiencia.
vivienda eficiente

Una vivienda eficiente puede reducir considerablemente los costes de uso y mantenimiento de tu hogar.

  • Calderas y bombeo de agua: aunque los costes de suministro de agua no son excesivamente altos en España, la energía necesaria para producir agua caliente sanitaria y para bombear agua a la presión suficiente a todas las tomas de agua del hogar si suma a la factura energética. Existen alternativas eficientes, como calderas alimentadas con energía solar térmica o termodinámica, y sistemas de bombeo de última generación, que pueden reducir el gasto en energía.
  • Sistemas de climatización: los equipos de aire acondicionado y calefacción son fundamentales para el confort, pero si no son eficientes, pueden aumentar tu factura. Por eso, si los sistemas de climatización se ha instalado hace más de 15 años, es recomendable barajar opciones más eficientes. En cualquier caso, debes comprobar la calificación energética de los equipos de calefacción y aire acondicionado de los que ya disponga la vivienda, y repasar que se les haya dotado del mantenimiento preventivo adecuado (revisión y cambio de filtros, limpieza anual profesional, etc.).
  • Iluminación: la energía necesaria para iluminar los espacios de tu casa puede suponer hasta el 10% del total de la factura energética. Comprueba el tipo de bombillas que utiliza la vivienda, y elige alternativas más eficientes y de bajo consumo, como el LED.
  • Electrodomésticos: de la misma forma en la que los edificios deben contar con una certificación energética, los sistemas de climatización (tratados anteriormente) y otros electrodomésticos deben responder a una clasificación similar, y a mayor antigüedad, menor eficiencia. Todo electrodoméstico cuenta con una etiqueta, obligatoria a nivel europeo, que incluye una escala de letras y colores: la letra A y el color verde corresponden a las alternativas más eficientes (incluyendo tres niveles máximos con las denominaciones A+, A++ y A+++.), y la D y el color rojo, a los equipos con niveles de consumo más altos. Verifica que los equipos incluidos en la vivienda que quieres comprar o alquilar cuentan con clasificaciones A, especialmente si se trata de obra nueva.

Finalmente, y para asegurarte del nivel real de eficiencia energética del que será tu hogar puedes contar con ayuda profesional (contratando, por ejemplo, una auditoría energética), y solicitar información sobre la certificación energética del edificio (de la que el propietario o promotor deben hacerse cargo y debe estar disponible desde el momento en que se oferta el inmueble).

La eficiencia energética de tu vivienda no tiene por qué suponer un incremento en su precio de alquiler o compra, pero de tenerlos, los ahorros que se consiguen a medio o largo compensarían este sobreprecio. Y además, si quieres vender tu casa en el futuro, la eficiencia energética es un factor que aumenta el valor del inmueble.

Archivado en: Blog