16-18 noviembre. Feria de Madrid

News

Vivienda y ahorro fiscal para el 2015

22/12/2014

Quedan muy pocos días para que acabe 2014 y es el momento de revisar qué operaciones o inversiones podemos hacer para reducir el pago del IRPF a partir de mayo de 2015. Aunque el Gobierno ha acometido importantes reformas del impuesto sobre la renta de cara al año que viene, queremos centrarnos hoy en aquéllos aspectos que afectan directamente a la vivienda. Os resumimos a continuación algunas acciones que podéis llevar a cabo para para tal fin.

Deducción por el pago del préstamo de la vivienda habitual. La desgravación sobre este concepto solo la podrán llevar a cabo aquéllos propietarios que compraron la casa, siempre que sea la residencia habitual, antes del 1 de enero de 2013. Si no se han superado los 9.015 euros amortizados durante este año, el tope establecido por la Agencia Tributaria, se puede llegar a esa cantidad con amortizaciones anticipadas. La desgravación es del 15% en cuota, por lo que pueden alcanzarse los 1.353 euros de ahorro fiscal (si la vivienda está a nombre de los dos miembros de un matrimonio, cada uno de ellos puede deducirse esa cantidad).

Deducción por el pago del alquiler de la vivienda: Este es el último año para que aquellas personas cuyos ingresos no superen los 24.000 euros anuales se puedan deducir el dinero del pago de un alquiler de vivienda. Por ello, es recomendable para las personas que estén buscando piso de alquiler y que cumplan con los límites de la renta, que intenten firmar el contrato antes de 2015. Para aquéllas personas que ya están pagando un piso de alquiler la ley les permitirá seguir desgravándose si sus ingresos no superan esos 24.000 euros.

Venta de vivienda. Uno de las novedades de la reforma del nuevo IRPF es el tratamiento de la tributación de las plusvalías generadas con la venta de activos, por lo que hay que hacer cálculos si se tiene en mente deshacerse de viviendas, parcelas o si se va a desinvertir en Bolsa. Lo que se gane tendrá un tratamiento fiscal diferente dependiendo de si la enajenación se ha realizado en 2014, con el actual IRPF, o en 2015, con los nuevos parámetros.  La plusvalía en términos fiscales será superior si se vende en 2015 que en 2014. Sin embargo, esto se compensa con la bajada de los tipos que se aplican a esa plusvalía, que cotiza como rendimiento del ahorro; en 2014, entre un 21% y un 27%, y en 2015, entre un 20% y un 24%. En este sentido, podemos hacer uso de algunos simuladores que hay a nuestra disposición en Internet para saber qué compensa más fiscalmente, si vender en 2014 o en 2015.

En cualquier caso, se puede neutralizar este pago es reinvirtiendo total o parcialmente el importe obtenido por la venta en otra vivienda de carácter habitual. Además, la reforma fiscal eximirá de tributación las ganancias obtenidas por los contribuyentes mayores de 65 años a la hora de vender cualquier bien, siempre y cuando destinen el importe total obtenido por la transmisión en la creación de una renta vitalicia asegurada, con un límite de 240.000 euros y en un plazo de seis meses.

Archivado en: Blog