Noticias

Pros y contras de los diferentes tipos de hipotecas

18/11/2020

Los españoles, además de la nacionalidad, tenemos otro rasgo común: más tarde o temprano, en algún momento de nuestra vida, acabaremos contratando una hipoteca. Así que la pregunta parece fácil: ¿Y con qué hipoteca me quedo? En este post vamos a presentarte los tipos de hipoteca que hay

De entrada, la elección tienes que tomártela muy en serio: a fin de cuentas, te vas a casar con tu hipoteca un montón de años.

A grandes rasgos, en nuestro país hay tres tipos de hipotecas: de interés fijo, de interés variable y de interés mixto. Vamos a ver los pros y contras de cada una de ellas.

Hipotecas de interés variable

La más habitual. En los últimos años no ha dejado de ceder terreno frente a las de interés fijo, pero hace una década eran la prima dona indiscutible. En este tipo de hipoteca el interés que se paga variará a lo largo de la vigencia de la misma, en función del indicador al que este referenciada (IRPH, Euribor…). Los períodos de amortización en las hipotecas variables son muy diversos y pueden ir desde los veinte años habituales hasta los treinta o incluso más. Si lo deseas, puedes amortizarla anticipadamente (con una pequeña comisión). ¿Pros? Que tu índice de referencia baje: hasta la siguiente revisión (por lo general anual), pagarás menos cada mes. ¿Contras? Que si sube, tu hipoteca se encarecerá.

Hipotecas de interés fijo

Tras los sustos de la anterior crisis y las cláusulas suelo, las hipotecas variables comenzaron a disfrutar del favor del publico. En este tipo de hipotecas, la incertidumbre desaparece. Desde la primera hasta la última cuota sabrás qué interés vas a pagar. Como el interés es, por lo común, más alto que en las hipotecas variables, los plazos de amortización suelen ser menores (pero esto también está sujeto a la negociación y ya hay entidades financieras que ya ofrecen hipotecas de interés fijo a treinta años). ¿Pros? Elemental, querido Watson: que siempre vas a pagar la misma cuota. ¿Contras? Que no tienes margen para el arrepentimiento: estén como estén los tipos de interés, tú vas a pagar siempre lo mismo (en un contexto como el actual, que prevé de tipos de interés casi nulos, cuando no negativos, para los próximos años, esta circunstancia debe tenerse muy en cuenta).

Hipotecas mixtas

Son un mix de las dos anteriores y apenas tiene seguidores. Consisten en que durante un periodo inicial, que puedes negociar con el banco, pagas una cuota a interés fijo, siempre la misma, para, a continuación y hasta la definitiva amortización de la hipoteca, abonar un interés variable. ¿Pros? Durante los primeros años te permite una cierta estabilidad emocional, libre de los sustos derivados de las subidas de los tipos de interés, justo también cuando tienes que afrontar los mayores gastos en una vivienda, con lo que puedes organizar mejor tu presupuesto mensual. ¿Contras? Que finalizado el anterior período de gracia entras en la dinámica de las hipotecas variables.

Los profesionales de Kutxabank e iAhorro te asesorarán en el tipo de hipoteca que más te conviene. Y no dejes de consultar nuestra oferta de servicios. ¡Ni te imaginas lo que SIMA Home Edition puede hacer para ayudarte con tu nueva vivienda!