News

Las dos caras del alquiler para el inquilino

03/02/2012

En este post queremos analizar las principales ventajas y desventajas que supone el alquiler para el inquilino.

Desde el punto de vista de la accesibilidad, no cabe duda de que el alquiler es más asequible por el desembolso reducido que supone arrendar una vivienda en comparación con el de adquirirla. Así, en la mayoría de los casos basta con uno o dos meses de fianza. Además, si bien hay gastos recurrentes que asumir en ambos casos, como el pago del agua, la electricidad y el gas, viviendo en régimen de alquiler no se pagan ni gastos de comunidad ni el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, excepto que estos pagos queden expresamente recogidos en el contrato de arrendamiento.

Desde el punto de vista económico, el alquiler es un gasto que no se puede recuperar. Por el contrario, la compra supone una inversión muy importante, pero al menos la vivienda comprada pasa a formar parte del patrimonio familiar, eso sí, una vez liquidada la hipoteca.

Por otro lado, en el caso del alquiler, cualquier inversión que, de acuerdo con el arrendador, se realice para  reformar la vivienda con el fin de adaptarla a los gustos y preferencias personales, debe asumirla el inquilino y no se puede recuperar.

Desde el punto de vista fiscal, la vuelta de la desgravación por compra de vivienda aumenta el atractivo de esta opción, que puede suponer un ahorro fiscal importante en la declaración anual.

Y en cuarto lugar, desde una perspectiva psicológica, comprar una vivienda implica una decisión vital frente a la libertad y la flexibilidad de alquilar, que permite cambiar de domicilio según las necesidades personales y profesionales.

En este contexto económico, parecería lógico que el alquiler hubiera adquirido una relevancia sustancialmente mayor. Sin embargo, no parece ser así. Según los datos del servicio de estudios de CatalunyaCaixa, desde el estallido de la crisis, el alquiler de viviendas ha aumentado sólo desde el 13,6 al 16,1%, y esta cifra es aún la mitad de la media comunitaria. La demanda potencial de vivienda en alquiler podría aumentar en más de 500 mil en los próximos años si se fomentase una política continuada del alquiler, según se estima en el estudio. En este sentido, muchas comunidades autónomas cuentan con planes especiales como el Plan Alquila regional de la Comunidad de Madrid; desde que se puso en marcha, hace cuatro años, se han firmado más de 38.000 contratos alojando a unos 75.000 ciudadanos, el equivalente a una ciudad como Cáceres.

¿Crees que es cierto que somos un país de compradores? ¿Por qué el alquiler no tiene más protagonismo? ¿Resulta caro alquilar?

Archivado en: Blog

2 comentarios a “Las dos caras del alquiler para el inquilino”

    Sí pareciera que de acuerdo a la situación económica actual, el alquiler tuviera mayor relevancia por los gastos de arredramiento y de hipotecas tan elevados, aunque siempre será mayor inversión adquirir una propiedad que alquilarla porque como indica tu artículo eso no se recuperará.

Los comentarios están cerrados.