16-18 noviembre. Feria de Madrid

News

Las claves de la disminución del stock de vivienda

10/06/2016

Desde que comenzó el año estamos asistiendo a una progresiva recuperación del sector inmobiliario basada en la activación de una demanda estancada durante los últimos años, el reinicio de la financiación hipotecaria y el aumento de la actividad inversora.

Según el “Informe del Mercado Residencial en España” presentado recientemente por ServiHábitat, los expertos estiman que el stock de viviendas se reducirá en 125.000 unidades durante 2016, llegando a la cifra de 367.500 inmuebles sin vender, un 25% menos de lo que había a finales de 2015. Además, este año se iniciará la construcción de 44.600 viviendas y se finalizarán otras 50.800.

No obstante, la principal característica del mercado inmobiliario español es su heterogeneidad. Desde el inicio de la crisis y el receso de la actividad constructora y promotora, nuestro país se mueve a velocidades diferentes en lo que a construcción de viviendas y absorción del stock se refiere. Dependiendo de la provincia en la que nos fijemos, los datos variarán considerablemente, mostrando incremento de precios, estancamientos e incluso bajadas.

 

pisos-consdtruccion

El agotamiento del stock en España no es uniforme y varía en función de la localización geográfica.

 

Por ejemplo, según las previsiones para este año de Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO), en Madrid se reducirá el stock de vivienda nueva un 64,2% y en Barcelona un 23,3%, seguidas por Valencia, el País Vasco, Navarra y Galicia. Estos datos apuntan también a una vuelta de la actividad promotora en estas provincias donde el stock sin vender se está reduciendo. Es decir, aquellas zonas con una demanda más sólida y solvente, donde se empieza a necesitar la construcción de nuevas viviendas.

Por el contrario, también nos encontramos con provincias en las que el stock sigue estancado y con difícil salida. En estas zonas con menor crecimiento y un mayor impacto económico de la crisis es difícil que la vivienda nueva vuelva a aparecer hasta que no se produzca una absorción de todas las ya construidas.

Es el caso, por ejemplo, de tres provincias limítrofes con Madrid: Toledo, Ávila y Cuenca, que, debido a su cercanía con la capital y a la intención de construir nuevas infraestructuras de transportes que las comunicaran con ella, vieron durante los años del boom inmobiliario como se producía una “sobreconstrucción” de viviendas, pensada para una demanda que nunca llegó a consolidarse. Dentro de este grupo de provincias con mayor stock de viviendas sin vender en relación con su población aparecen también como las más afectadas Ciudad Real, Teruel o Lérida, aunque según los datos de CEPCO, es Castellón quien lidera el ranking del mayor número de viviendas en stock por habitante.

Con todo, y a pesar de sus distintas velocidades, lo cierto es que el ritmo en la construcción y la venta de viviendas mejora con cada nuevo indicador. En las grandes urbes y sus alrededores vuelven a iniciarse viviendas nuevas y el precio de la de segunda mano sigue incrementándose, aunque cada vez más lentamente.

Además, la rehabilitación de viviendas también se ha reactivado, permitiendo así a las empresas y trabajadores del sector recuperar una actividad lastrada por la crisis estos últimos años. Si las previsiones de los expertos se cumplen, estaremos al fin ante la normalización de una de las principales actividades que contribuyen al PIB de nuestro país.

Archivado en: Blog