Noticias

El certificado de eficiencia energética en cinco claves

12/05/2020

Saber cuáles pueden ser los consumos de tu casa te puede ser muy útil a la hora de comprarla, pero también para venderla o, si eres un arrendatario, para ahorrar en los recibos de luz, gas, agua…

En SIMA estamos convencidos de que este confinamiento seguro que te ha hecho valorar más que nunca lo importante de vivir en una casa confortable, espaciosa, con el número adecuado de habitaciones para circunstancias extraordinarias como la actual, con terraza…

Pero no solo eso, ahora que has hecho un uso intensivo y extensivo de la vivienda y de todas sus prestaciones seguro que también lo habrás notado en las facturas. Quizá cuando compraste o alquilaste la casa no le prestaste mucha atención a ese asunto del certificado de eficiencia energética. “Pero si es simplemente un papelito” pensaste. Craso error, así que tenlo en cuenta la próxima vez.

Estas son las cinco cosas que debes saber acerca de este valioso papelito:

• De entrada, es algo así como el carné de un inmueble en materia energética, un informe en el que se detalla el consumo anual de energía que precisa para producir agua caliente, luz, calefacción, refrigeración y ventilación; los sistemas de ahorro de que dispone; las medidas para mejorar en la escala energética, etc. Cómo puedes ver, nada superfluo.

• Si eres propietario y no tienes este certificado, que sepas que desde 2013 estás obligado a poseerlo si quieres vender o alquilar tu vivienda. Para conseguirlo, necesitas que lo certifique un técnico competente y registrarlo en la Comunidad Autónoma en la que se encuentre el inmueble. Si eres un arrendatario, no pases por alto este detalle la próxima vez que te mudes, porque afectará a tus gastos mensuales.

En función de su eficiencia, la vivienda recibe una calificación diferente, que se identifica mediante una etiqueta que lleva una letra de la A (en color verde oscuro) a la G (roja), siendo la A la vivienda energéticamente más eficiente (y ahora es cuando caes en la cuenta de que has visto algo parecido en alguno de tus electrodomésticos; pues sí).

• ¿El precio? Pide varios presupuestos, porque no hay un precio fijado por la Administración. En general, suele oscilar entre los 30 y los 60 euros.

• Y ahora que conoces lo que es el certificado de eficiencia energética, que sepas que este documento no es para toda la vida. A los 10 años caduca y es responsabilidad del