Noticias

Cuatro ventajas para decidirte por una vivienda de segunda mano

10/09/2020

En España se venden bastantes más viviendas usadas que nuevas. ¿Cuál es el discreto encanto de una casa de segunda mano? Para averiguarlo hemos preguntado a los expertos de Vivienda2 y Gilmar, dos de nuestros expositores con una mayor y más variada oferta de esta tipología.

Gilmar y Vivienda2 coinciden en una ventaja nada baladí, máxime si tenemos en cuenta que la compra de una vivienda será, casi con toda seguridad, el gasto más cuantioso que hará una familia a lo largo de su vida. Naturalmente, hablamos del precio. Para Fernando Martínez, del departamento de Marketing de Vivienda2, el asunto es muy claro: “El precio de un inmueble de segunda mano es sensiblemente más económico que uno de similares características en la misma localización”. Una diferencia que puede utilizarse, por ejemplo, “para realizar una reforma en la nueva casa y hacerla ad hoc a nuestros gustos”. Y si eres un inversor, “para revalorizarla”. 

Por su parte, Javier Castellano, director de Comunicación de Gilmar, añade un matiz también muy interesante. “En el mercado de segunda mano, la oferta es más amplia y, por tanto, hay más opciones de encontrar mejores precios”. Y luego está, recalca, el tema de negociación, que siempre es más flexible con el propietario de una vivienda usada. “En la obra nueva, el precio de venta es el que es”, zanja.

Muy relacionado con el precio hay otras dos cuestiones. Por una parte, las ventajas fiscales. Y por otra, la financiación. Respecto a la primera, Ana Molinero, del departamento Jurídico de Vivienda2, señala un ahorro evidente. “La compra de una vivienda de segunda mano conlleva el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que supone un 6% del valor del inmueble frente 10% en concepto de IVA que tendría que pagar en el caso de obra nueva”. Y en lo que a la financiación atañe, Javier Castellano señala la mayor libertad que la vivienda se segunda mano ofrece a la hora de decidir con quién te casas, hipotecariamente hablando, claro. “En la obra nueva, la entidad financiera te viene impuesta y en la usada puedes elegir con qué banco vas a firmar el crédito”.

La localización es otra de las ventajas en las que están de acuerdo nuestros expertos de Vivienda2 y Gilmar. Para Teresa Díaz, del departamento de Marketing de Vivienda2, este es un aspecto clave, sobre todo “en lugares premium y exclusivos, ya que en estas zonas la obra nueva es muy escasa”. Además, recalca Teresa Díaz, empeñarse en comprar solo obra nueva en una zona concreta, “puede limitar en exceso la oferta”. En esta línea apunta Javier Castellano, de Gilmar, para quien “las opciones que ofrece el mercado de segunda mano en la mayoría de las zonas son mucho más amplias”. Y concluye: “En obra nueva solo podemos buscar en aquellos lugares donde hay suelo, que son mucho más limitados”.