News

Cómo ahorrar energía en tu vivienda

24/01/2017

En plena ola de frío en nuestro país y con el consumo energético disparado, estamos asistiendo durante las últimas semanas a una constante subida del precio regulado de la electricidad, algo que previsiblemente encarecerá tu factura de la luz en los próximos meses.

Ante esta situación, y tras afirmar el ministro de Energía que “la escalada de precios en el mercado eléctrico mayorista encarecerá el recibo de la luz unos 100 euros al año”, según declaraciones efectuadas en la cadena Cope, se nos plantea la cuestión de cómo podemos reducir el gasto energético y el consumo de electricidad en nuestra vivienda.

Para comenzar, es recomendable “diagnosticar” el estado de eficiencia energética de nuestra casa. Si conoces las características y posibles deficiencias de tu casa en materia de ahorro de energía podrás aplicar las soluciones adecuadas para un correcto uso de la climatización y el ahorro energético.

Desde hace algunos años existe en el mercado el Certificado de Eficiencia Energética, que califica las viviendas en función de su capacidad para ahorrar energía. Este certificado es obligatorio si vas a vender o alquilar tu casa, pero nunca está de más obtenerlo para saber qué nivel de eficiencia posee tu hogar.

Independientemente de cuales sean tus necesidades concretas para ahorrar energía hay unas pautas generales mediante las que todos podremos optimizar nuestro consumo, lo que notaremos también a la hora de pagar el recibo de la luz todos los meses.

 

Electrodomésticos

En la medida de lo posible, hay que procurar contar con los más eficientes. Los electrodomésticos antiguos o que funcionan mal por lo general consumen hasta un 20% más de energía que los nuevos con características de eficiencia energética.

Además, deberíamos comprobar en qué momento del día es más barato ponerlos en marcha, ya que el precio de la luz va oscilando por tramos horarios.

 

Los electrodomésticos y la iluminación eficientes contribuyen enormemente al ahorro energético en los hogares.

 

Iluminación

Aunque parezca una obviedad, debemos acostumbrarnos a aprovechar la luz natural. Podemos hacerlo de varias maneras, desde usando temporizadores y detectores crepusculares hasta “ayudando” a la iluminación natural manteniendo limpias las ventanas y usando colores claros en paredes y estanterías.

Por otra parte, es recomendable el uso de una iluminación eficiente, como los LED, así como sectorizar correctamente la iluminación para poder usar sólo la que necesitemos en cada momento.

 

Climatización

Aparte de un correcto mantenimiento y de efectuar revisiones periódicas en la instalación, se recomienda abrir las puertas y ventanas sólo el tiempo que sea necesario, así como adelantar el apagado antes del momento en que vayamos a salir de la vivienda, dejando así que actúe la inercia térmica para que no se pierda el calor o el frío una vez que ya no estemos en casa. Las temperaturas recomendadas en verano oscilan entre 23 y 25 grados y en invierno, entre 20 y 22.

Además, existen otras alternativas para no depender tanto de la energía eléctrica, como son las energías renovables. Algunos ejemplos son la energía solar, térmica o fotovoltaica, la energía geotérmica o la cogeneración.

Archivado en: Blog

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*