News

Cómo ahorrar amueblando tu casa con cabeza

09/03/2016

Tras conseguir comprar o alquilar nuestra casa perfecta, pensamos que han acabado todos los trámites y desembolsos que tantos quebraderos de cabeza nos han dado…, pero no.

Todavía nos queda una última tarea tan importante como fundamental: amueblar nuestro nuevo hogar. En el post de esta semana te vamos a dar unas sencillas pautas para que hacerlo no te suponga molestias añadidas y gastos inesperados.

  • Piensa en lo realmente necesario. Por lo general tendemos a amueblar la casa completa de una sola vez. A no ser que tengas un gran presupuesto, esta alternativa no tiene por que ser la más adecuada. No tengas prisa por equipar de golpe todas las estancias al máximo; que los muebles encajen, tengan el tamaño justo y le den personalidad a la estancia, es más importante que amueblar toda la habitación de una sola vez. Si vas comprando piezas poco a poco, te harás con elementos que realmente te gusten y aporten mucho más al conjunto. Analiza qué muebles son imprescindibles de verdad para cada lugar de la casa y cuáles son los que más vas a utilizar, e invierte en ellos primero. Por ejemplo, es mejor invertir en un sofá cómodo y de calidad o en una buena cama, que comprar muebles auxiliares o decorativos que, en un principio, no son tan necesarios.
  • Mide todos los espacios de la casa y lleva siempre las medidas contigo. Si buscas un mueble determinado es posible que no lo encuentres, pero si siempre tienes acceso a las medidas de tus habitaciones, en el momento que veas una pieza que te inspira sabrás si encaja. Esto hará tu búsqueda mucho más relajada que si pretendes comprarlo todo en un único día.
Es importante que conozcas las dimensiones de las habitaciones que vas a amueblar, y que las lleves contigo siempre. Nunca se sabe cuándo puede aparecer la pieza perfecta.

Es importante que conozcas las dimensiones de las habitaciones que vas a amueblar, y que las lleves contigo siempre. Nunca se sabe cuándo puede aparecer la pieza perfecta!

 

  • Ten en cuenta otras opciones. Una vez adquiridos los muebles y el equipamiento básico, para lo que siempre es imprescindible una buena calidad, nuestro consejo es que, además de las grandes superficies, apuestes por las ferias, los mercadillos o la venta de segunda mano para las piezas más decorativas. Le darás a tu casa un toque de originalidad.
  • Invierte en calidad y funcionalidad. No derroches al principio en un sinfín de elementos decorativos. Posiblemente con el tiempo irás encontrando gran cantidad de cosas que quieras incorporar a tu casa, así que utiliza el dinero que gastarías en espejos, marcos para cuadros, jarrones y cosas así para comprar objetos que te hagan la estancia en tu casa más agradable y que, además, sean duraderos. Piensa las veces que te has planteado comprar un espejo que acababas de ver y te ha seducido, y las pocas que te ha ocurrido lo mismo con unas sábanas, unas toallas o una manta.
  • No sobrecargues las estancias. Si compras todos los muebles antes de haber pasado mucho tiempo en tu nueva casa probablemente adquieras elementos que no te van a hacer falta. Amuebla teniendo en cuenta otros factores, como la luz natural que entre en la habitación, el tamaño que esta tenga, el uso o no de cortinas y textiles, etc. Todo ello puede aportar volúmenes y formas sin necesitar un mueble.

Como puedes ver, son consejos muy sencillos, pero que pueden ayudar a que la tarea de amueblar una casa sea más llevadera, divertida y menos costosa.

Archivado en: Blog