16-18 noviembre. Feria de Madrid

News

6 consejos para vender tu vivienda de segunda mano

23/11/2012

La compraventa de viviendas repuntó levemente en septiembre al registrar un incremento del 0,9% sobre el mismo mes del año anterior.  Según los datos ofrecidos por el INE, en el noveno mes del año se firmaron un total de 25.985 operaciones; de ellas el 50,9% fueron de viviendas de segunda mano y el 49,1% sobre inmuebles nuevos.

No siempre poner en venta una vivienda de segunda mano es una tarea sencilla. Por ello, hemos recopilado una serie de recomendaciones para atraer con más facilidad al potencial comprador:

1. Confiar en un profesional: especialmente si es la primera experiencia de venta, es recomendable acudir a los profesionales (inmobiliarias, brokers inmobiliarios, comercializadoras). Son lo que mejor pueden asesorar sobre el precio al que se puede vender el inmueble y los que cuentan con una bolsa de posibles clientes entre los cuales puede estar el comprador de su vivienda. Esta ayuda profesional tiene un coste, pero se puede compensar con una operación de venta más rápida.

2. Anunciar la venta: el anuncio de la venta de un piso es la primera información que un potencial comprador tendrá del inmueble. Cuidar el contenido es primordial para llamar la atención del comprador. Es importante destacar los aspectos positivos (si tiene terraza, es luminoso o amplio) y omitir los aspectos menos favorecedores como pequeño o interior y definirlo, por ejemplo, como espacios optimizados y sin ruidos. La cuestión no es mentir sino ofrecer la mejor imagen del inmueble.

En cuanto al canal, hoy en día son múltiples los canales donde se pueden publicar estos anuncios (prensa escrita, portales inmobiliarios, inmobiliarias tradicionales).  Incluir fotografías y vídeos de las estancias de la vivienda servirá de gancho para atraer un mayor número de visitas, sobre todo en el caso de los portales inmobiliarios.

3. Estar abierto a negociar el precio del inmueble: hay que investigar el precio medio de las viviendas similares en la zona, enterarse del precio del metro cuadrado y ajustar el precio lo máximo posible a la demanda. Además, es importante considerar en el precio el margen de negociación; el comprador intentará siempre negociar el precio a la baja, por lo que el precio de salida tiene que fijarse teniendo en cuenta una posible rebaja. La decisión última dependerá del tiempo planeado para vender la vivienda.

4. Cuidar los detalles: conviene arreglar todo lo estropeado o defectuoso, limpiar la casa, pintar las paredes y tapar cualquier grieta o gotera. Un fallo puede dar pie a que el posible comprador se interese por más detalles defectuosos de la vivienda y deje de considerar la compra de inmediato. Otro aspecto a tener en cuenta es que en el momento de la visita conviene que haya poca gente en casa y la ausencia de animales de compañía. La primera impresión es la que cuenta.

5. Mejor vivienda amueblada: es más fácil vender una casa amueblada que vacía, eso sí, con la condición de que el estilo sea más bien neutro, cuidando en todo momento la distribución del espacio y la iluminación. También es recomendable que la vivienda esté bien ventilada y prestar atención a los detalles ambientales (olor, temperatura) para que la casa resulte lo más acogedora posible.

6. Actitud del vendedor: se debe prestar atención a las necesidades y preocupaciones del comprador y ofrecerle las soluciones en el transcurso de la visita. No hay que mostrarse ansioso por vender la casa ni exagerar continuamente los aspectos positivos de la vivienda.

¿Has vendido recientemente una vivienda de segunda mano? Cuéntanos tu experiencia aquí o a través de nuestros perfiles en Twitter y Facebook.

Archivado en: Blog